Alex Pavie

Dr. Alex Pavié

Director Escuela de Pedagogía

 

La Escuela de Pedagogía de la Universidad de Los Lagos tiene como una de sus principales iniciativas para este año el poder reforzar los procedimientos que definen una mejor formación inicial docente. Para lo anterior hemos establecido una serie de compromisos con el medio educativo lo cuál nos permitirá reflexionar y mejorar en forma permanente sobre nuestros proceso internos y cómo nos vinculamos con el medio. El primero de ellos es el de fomentar en nuestros egresados de las carreras pedagógicas la idea del Liderazgo docente.

Aunque sea un poco evidente, creemos necesario señalar que el éxito de la acción docente viene acompañado de fracasos y de errores surgidos en el afán por mejorar su propio aprendizaje (de cómo guiar una buena clase) en función de su práctica docente. Algunas ideas pasan por tener claro que todos estos profesores tuvieron necesariamente que pasar por un periodo de construcción y comprensión de cómo mejorar la calidad de los aprendizajes de sus estudiantes. Si les ha ido bien es porque han debido aprender de sus propios errores en la práctica y tener siempre presente lo que no funciona en las aulas.

Ahora, como no siempre se puede enseñar a los mejores alumnos, el profesor debe estar preparado para desempañarse en un entorno donde existe un tipo de estudiante que cada vez se muestra más diverso y que, además, no tiene la obligación de tener especial interés por estar en la clase o por los contenidos que contempla la enseñanza de una asignatura en particular. Incluso podemos encontrar situaciones tan diversas en donde no se hacen bien las cosas como, por ejemplo, cuando el profesor conociendo las mejores estrategias de enseñanza no las aplica en su clase porque, simplemente, ha tenido un mal día; o que el conocimiento erudito de la materia no garantiza en el docente su calidad profesional.

Consideramos que el desarrollo de una buena práctica docente está “condicionado” al menos por un pequeño pero significativo grupo de competencias profesionales docentes esenciales para la profesión. La primera dice relación con que un profesor nunca va a tener un éxito de trascendencia si trabaja solo, en este ámbito el trabajo en equipo es fundamental, acción que implica comentar con otros colegas sus logros o lo que no funciona en clase, compartir experiencias exitosas o saber lo que hacen otros profesores en la misma área, participar en planificaciones conjuntas de unidades y actividades, establecer redes de profesores, etc. También se presenta como una competencia fundamental la que tiene que ver con el aspecto ético y con el compromiso. Los profesores que han sido evaluados como destacados en su labor profesional sostienen que hacer bien su trabajo era casi un imperativo moral y que se sentían comprometidos con sus estudiantes, con la organización educativa, con los padres y, por

La Escuela de Pedagogía de la Universidad de Los Lagos tiene como una de sus principales iniciativas para este año el poder reforzar los procedimientos que definen una mejor formación inicial docente. Para lo anterior hemos establecido una serie de compromisos con el medio educativo lo cuál nos permitirá reflexionar y mejorar en forma permanente sobre nuestros proceso internos y cómo nos vinculamos con el medio. El primero de ellos es el de fomentar en nuestros egresados de las carreras pedagógicas la idea del Liderazgo docente.

Aunque sea un poco evidente, creemos necesario señalar que el éxito de la acción docente viene acompañado de fracasos y de errores surgidos en el afán por mejorar su propio aprendizaje (de cómo guiar una buena clase) en función de su práctica docente. Algunas ideas pasan por tener claro que todos estos profesores tuvieron necesariamente que pasar por un periodo de construcción y comprensión de cómo mejorar la calidad de los aprendizajes de sus estudiantes. Si les ha ido bien es porque han debido aprender de sus propios errores en la práctica y tener siempre presente lo que no funciona en las aulas.

Ahora, como no siempre se puede enseñar a los mejores alumnos, el profesor debe estar preparado para desempañarse en un entorno donde existe un tipo de estudiante que cada vez se muestra más diverso y que, además, no tiene la obligación de tener especial interés por estar en la clase o por los contenidos que contempla la enseñanza de una asignatura en particular. Incluso podemos encontrar situaciones tan diversas en donde no se hacen bien las cosas como, por ejemplo, cuando el profesor conociendo las mejores estrategias de enseñanza no las aplica en su clase porque, simplemente, ha tenido un mal día; o que el conocimiento erudito de la materia no garantiza en el docente su calidad profesional.

Consideramos que el desarrollo de una buena práctica docente está “condicionado” al menos por un pequeño pero significativo grupo de competencias profesionales docentes esenciales para la profesión. La primera dice relación con que un profesor nunca va a tener un éxito de trascendencia si trabaja solo, en este ámbito el trabajo en equipo es fundamental, acción que implica comentar con otros colegas sus logros o lo que no funciona en clase, compartir experiencias exitosas o saber lo que hacen otros profesores en la misma área, participar en planificaciones conjuntas de unidades y actividades, establecer redes de profesores, etc. También se presenta como una competencia fundamental la que tiene que ver con el aspecto ético y con el compromiso. Los profesores que han sido evaluados como destacados en su labor profesional sostienen que hacer bien su trabajo era casi un imperativo moral y que se sentían comprometidos con sus estudiantes, con la organización educativa, con los padres y, por cierto, con ellos mismos. Y otras competencias profesionales a destacar están ligadas con la perseverancia y con la capacidad de aprender permanentemente, ya que esta inquietud por conocer bien lo que enseñarán necesariamente tendrá como consecuencia un trabajo en el aula que tenga un resultado de excelencia.

El proceso de enseñanza y aprendizaje de una disciplina en particular tiene una lógica bastante clara en su “puesta en escena”, que los buenos profesores respetan conscientemente. Dicha lógica parte de una base sólida de conocimiento de la materia por parte del profesor y llega hasta el proceso de evaluación de los objetivos elementales del aprendizaje.También, en la medida de lo posible, entablar relaciones entre la asignatura en cuestión y otros sectores. Y en cuanto al conocimiento reiteramos la idea que no necesariamente es buen profesor el que sabe o conoce muy bien los contenidos, ya que puede carecer de otras competencias profesionales y docentes como las nombradas anteriormente.

También es necesario, dentro de este contexto, que los profesores utilicen lo que han aprendido de su propio trabajo para desarrollar técnicas propias que faciliten a los alumnos dar lo mejor de sí y que reconozcan sus propias capacidades para construir aprendizajes y, de esta manera, abandone el discente el rol de receptor pasivo de la información del sector de turno. Esto implica un esfuerzo y compromiso adicional del profesor, quién hace el intento por conocer y entender (aunque sea por intuición) cómo aprenden sus alumnos, para luego saber qué estrategias y/o técnicas son las más adecuadas de aplicar para esta mejora en el aprendizaje. Además, deben ser capaces de trasmitirle al estudiante esa pertinencia y utilidad para la vida que tienen los aprendizajes.

Estas ideas son las que nos mueven como Escuela de Pedagogía y,sin duda, es una gran desafío, porque Chile necesita nuevos profesores con competencias profesionales del más alto nivel.

ESCUELA DE PEDAGOGÍA
Universidad de Los Lagos


Dirección
Alex Pavié Nova
Email: apavie@ulagos.cl
Fono: +56 642 333138


Secretaria
Ana María Tenorio
Email: anamaria.tenorio@ulagos.cl
Fono: +56 642 333407

palabras del director 1documentos 1